Libro de dichos y dudas
Arthur Schnitzler
2014
ISBN:
Precio de referencia:
Indicios
  • Traducción al cuidado de Adan Kovacsics

En los diarios de Arthur Schnitzler queda constancia de que en 1915 acarició la idea de emprender una “especie de autobiografía” que había de titularse Vida y eco – Obra y repercusión. De ese proyecto, abandonado seguramente a consecuencia de la Gran Guerra, sólo llegó a concretarse un primer segmento, publicado póstumamente bajo el título Juventud en Viena. Pero con la sustancia de su experiencia de vida, desprendida de las propias circunstancias biográficas, Schnitzler nutrió un tardío volumen de poemas ligeros, reflexiones y aforismos, publicado en 1927 como Libro de dichos y dudas. De la íntima relación de este volumen con el viejo proyecto autobiográfico da testimonio el hecho de que uno de sus apartados se titule, precisamente, “Obra y repercusión”, así como que en su prólogo diga Schnitzler que uno de los motivos que lo decidieron a publicarlo fue “el deseo de corregir toda suerte de errores, deliberados o no, en lo que respecta a mi relación con las llamadas cuestiones eternas y con algunas temporales”. Como sea, se vuelcan aquí, fruto decantado de una inteligencia experta en la observación de los seres humanos y en las sutilezas psicológicas, algunas ideas de Schnitzler sobre la religión, la ética, los sueños, la política, el amor, las relaciones humanas, el oficio de escribir o la influencia de la crítica literaria. El resultado es un libro de corte casi sapiencial, una suerte de breviario cuyas insondables hondura y perspicacia sólo se alcanzan a apreciar en sucesivas y siempre reveladoras relecturas.

“En el corazón de cada aforismo, por muy nuevo o incluso paradójico que parezca, late una antiquísima verdad”.

Arthur Schnitzler

ARTHUR SCHNITZLER (Austria, 1862-1931), nacido en el seno de una familia judía, es una de las más destacadas figuras de la Viena finisecular, cuyo resplandor cultural se prolongó hasta bien entrada la década de los treinta. Médico de profesión, se interesó tempranamente por la psicología, y alcanzó una importante celebridad como narrador y dramaturgo, indagando en su obra las relaciones profundas entre erotismo y muerte. Su exitosa trayectoria artística se vio jalonada por los constantes escándalos que motivó el explícito tratamiento que daba en sus obras a los asuntos sexuales, y su abierta crítica de la moral burguesa. Su pieza teatral más conocida, La ronda, calificada por el crítico Alfred Kerr como “un Decamerón de los tiempos modernos”, tardó más de veinte años en poder ser estrenada, en 1920, y lo hizo rodeada de furibundas polémicas y altercados. En su novela El teniente Gustl (1900) –leída en su momento como un ataque al ejército austríaco– Schnitzler ensayó por primera vez la técnica del monólogo interior, que emplearía también en La señorita Else, una de sus obras más divulgadas. Muchos de sus títulos han sido llevados al cine, por el que sentía una gran afición. Murió en Viena, víctima de un derrame cerebral.

'