In memoriam y amores
Paul Léautaud
152 páginas
2012
ISBN: 978-956-314-184-9
Precio de referencia: $11.900
Vidas Ajenas

“Formado en las intensidades baratas del folletín y el melodrama, a Léautaud le gusta husmear en el patetismo. El mundo de In memoriam y Amores es un mundo de huérfanos y excluidos, un teatro de abuso, de abyección sexual, de intemperie. Todo tiende al miserabilismo, el llanto, la conmiseración. Y sin embargo nada de eso termina de cuajar, como si una válvula de seguridad impidiera que el texto desbarranque. Léautaud no reprime nada. Es efusivo, es sentimental, es hasta romántico. Pero su prosa nunca suena tan vital, tan alegre, como cuando se complace en derrumbar todo lo que había encumbrado”.

Alan Pauls

“Mérito fundamental del estilo, el estilo de un Stendhal funerario, tan perfecto como para llegar a ser imperceptible y confundirse con un tono de conversación fluida e imparable. Apoyando la mano sobre esta prosa, nos parece sentir todavía el leve latido de los múltiples pulsos de la vida. Y es el máximo engaño en que este estilo consigue hacernos caer, porque oculta que la misma vida ha sido ahogada, por Léautaud, con una piedra al cuello”.

Roberto Calasso

PAUL LÉAUTAUD (Francia, 1872- 1956), fue criado por su padre, un actor mujeriego, sobre quien escribe en In memoriam. Sus años de juventud, en los que la lectura de Stendhal fue clave, están narrados en Amores. Por más de tres décadas fue secretario general del Mercure de France, revista en la que, bajo el seudónimo de Maurice Boissard, publicó temidas críticas teatrales.

Además de las dos obras reunidas en el presente volumen, sobresalen su inmenso Diario literario, escrito durante más de setenta años y en el que da cuenta de una singularísima manera de leer la literatura francesa, y su diario personal, despiadado ejercicio de egotismo a propósito del cual Julio Ramón Ribeyro escribió: “Sería necesario leer cada mañana antes de empezar el día un par de páginas del diario de Paul Léautaud a fin de afrontar la vida sin ninguna pretensión, ni énfasis, ni ilusión”. Murió en Francia en 1956.

'