LIBRO DE DICHOS Y DUDAS

En los diarios de Arthur Schnitzler queda constancia de que en 1915 acarició la idea de emprender una “especie de autobiografía” que había de titularse Vida y eco – Obra y repercusión. De ese proyecto, abandonado seguramente a consecuencia de la Gran Guerra, sólo llegó a concretarse un primer segmento, publicado póstumamente bajo el título Juventud en Viena. Pero con la sustancia de su experiencia de vida, desprendida de las propias circunstancias biográficas, Schnitzler nutrió un tardío volumen de poemas ligeros, reflexiones y aforismos, publicado en 1927 como Libro de dichos y dudas. De la íntima relación de este volumen con el viejo proyecto autobiográfico da testimonio el hecho de que uno de sus apartados se titule, precisamente, “Obra y repercusión”, así como que en su prólogo diga Schnitzler que uno de los motivos que lo decidieron a publicarlo fue “el deseo de corregir toda suerte de errores, deliberados o no, en lo que respecta a mi relación con las llamadas cuestiones eternas y con algunas temporales”. Como sea, se vuelcan aquí, fruto decantado de una inteligencia experta en la observación de los seres humanos y en las sutilezas psicológicas, algunas ideas de Schnitzler sobre la religión, la ética, los sueños, la política, el amor, las relaciones humanas, el oficio de escribir o la influencia de la crítica literaria. El resultado es un libro de corte casi sapiencial, una suerte de breviario cuyas insondables hondura y perspicacia sólo se alcanzan a apreciar en sucesivas y siempre reveladoras relecturas.

“En el corazón de cada aforismo, por muy nuevo o incluso paradójico que parezca, late una antiquísima verdad”.

Arthur Schnitzler