La perdida de la evidencia natural
colección Pensamiento Contemporáneo
LA PÉRDIDA DE LA EVIDENCIA NATURAL
Una contribución a la psicopatología de la esquizofrenia
WOLFGANG BLANKENBURG

Traducción de Otto Dörr y Elvira Edwards

 

2014,  332 páginas.
ISBN: 978-956-314-170-2

Precio de referencia: $15.000

 

 

 

“La pérdida de la evidencia natural” ha sido considerada como una de las obras capitales de la psicopatología europea. Fue tempranamente traducida al francés y al japonés, luego al italiano y ahora al español. En este libro Blankenburg intenta describir lo que podría ser uno de los fenómenos fundamentales de esa misteriosa enfermedad que es la esquizofrenia. Decimos misteriosa porque su prevalencia oscila en torno al 1% de la población en todas las culturas y se ha mantenido igual desde los primeros estudios epidemiológicos. Como estos pacientes se casan raramente y cuando lo hacen, tienen pocos hijos, no se explica por qué esta condición no ha desaparecido a lo largo de la evolución. No cabe sino pensar, entonces, que ella está ligada a la naturaleza humana misma. Esta enfermedad tiene múltiples formas y hasta el momento carece de un sustrato anátomo-fisiopatológico. El diagnóstico se basa en la detección de ciertas manifestaciones, pero ocurre que estas son inespecíficas; de ahí la importancia de buscar algún fenómeno que sea esencial y común a todas sus formas. En este libro Blankenburg cree haberlo encontrado en lo que él llama “la pérdida de la evidencia natural”. Ella es estudiada con referencia a la relación con el mundo, la temporalidad, la constitución del sí-mismo y la constitución intersubjetiva. Ahora bien, una pérdida de evidencia natural en sí misma no es necesariamente patológica, pero sí lo es el desequilibrio entre la evidencia y la falta de evidencia, en perjuicio de esta última. Se trataría entonces de una forma específica de “desproporción antropológica”, la que estaría a la base de esta enfermedad.

 

 

 

 

 

WOLFGANG BLANKENBURG (Bremen, Alemania, 1928-2002) es una de las figuras más relevantes de la psiquiatría alemana de la segunda década del siglo XX. Junto con medicina, estudió filosofía y psicología y fue discípulo tanto del gran filósofo Martin Heidegger como del fundador del análisis existencial, Ludwig Binswanger. Inició su carrera como psiquiatra y psicoterapeuta en la Universidad de Freiburg im Breisgau. En 1969 fue llamado a ocupar el cargo de Jefe de Clínica en la Universidad de Heidelberg y en 1979 pasó a ocupar la Cátedra de Psiquiatría de la Universidad de Marburg. Entre sus aportes más significativos están sus trabajos sobre la fenomenología de la corporalidad en los distintos síndromes psicopatológicos, la introducción del pensamiento dialéctico y del perspectivismo en la psiquiatría, así como también sus trabajos sobre la perturbación del sentido común y la pérdida de la evidencia natural en la esquizofrenia. Blankenburg era además un hombre de cultura universal y fue un gran maestro de generaciones de psiquiatras.